miércoles, 25 de mayo de 2011

La ansiedad procede del intestino y no del cerebro como se pensaba

La ansiedad procede del intestino y no del cerebro como se pensaba

Habrá que seguir ayunando de vez en cuando cuando acabe la dieta para mantener el cerebro en su sitio.